Sobre mi

Jiennense, casi montado en los cuarenta. En otra vida tuve que ser castigado a desempleo perpetuo y todavía me dura.

Amante de la música, el cine, los videojuegos, la literatura, los juegos de miniaturas y tablero, la buena comida (a pesar de estar siempre a dieta), en definitiva, a prácticamente todo lo que uno no puede permitirse

Anuncios