Rescata Al Niño Que Hay En Ti

¡Qué ganas teníamos de niños de hacernos mayores! Y es que estábamos cansados de recibir órdenes y que nos tuvieran que decir siempre qué hacer o cómo hacer las cosas. Lo malo es que al llegar a ser mayor te preguntas, ¿ha cambiado algo de eso? ¿acaso no seguimos haciendo las cosas que nos ordenan? Ya sea tu jefe, tu pareja, la televisión o la moda, seguimos obedeciendo órdenes a medida que pasan los años, mientras vamos descubriendo lentamente que eso siempre será así.

Así que yo me pregunto una cosa, ¿realmente merece la pena dejar de ser niño? Entendedme, me refiero en cuanto a mentalidad y formas de pensar y actuar (dentro de la responsabilidad y el sentido común, por supuesto), no a quedarte toda la vida en los 10 años (que tampoco estaría mal si se pudiese). En resumen, a no ser un adulto serio y formal las 24 horas del día, sino a compaginar ambos aspectos según el momento y las circunstancias. A no ver siempre las cosas con los ojos de la realidad y usar también los de la ilusión.

Hoy en día, bueno, y antes casi que también, un niño básicamente solo tiene una obligación, que es estudiar, y a cambio sus preocupaciones pasan por jugar, comer y dormir, con las comodidades de la comida en la mesa puesta (y misteriosamente recogida después) y la cama hecha a la hora de acostarse (otro misterio, la cama se hace sola cuando uno se despierta) ¿Hay algo más cómodo que eso? Son cosas que desaparecen (a casi todos, hay casos excepcionales) cuando llega la vida adulta. Descubres que los misterios los llevaba a cabo tu madre en la inmensa mayoría de las veces, y si vives solo al fin y al cabo puedes ir al día con los platos sucios y la comida de latas de conserva, y dejar la cama meses sin hacer, durmiendo en agosto todavía con las mantas de invierno (doy fe). Pero cuando vives en pareja, y sobre todo con hijos, te das cuenta de lo afortunados que son, como lo fuiste tú, de vivir a cuerpo de rey. Hasta que llegue el momento para ellos y el verdadero ciclo de la vida continúe su curso.

portada274

Otra cosa que me parece muy curiosa es cuando los adultos serios y formales se creen mejores o más responsables que los que nos gusta jugar a la consola por ejemplo, ya que, por alguna razón que no entiendo, por lo visto si ya tienes cierta edad no pueden gustarte los videojuegos y similares. Cuando hablo con alguien así le pregunto si jugaba cuando era pequeño en los añorados salones recreativos de antaño, o en su casa con su Spectrum o Amstrad, y casi todo el mundo vuelve a ser un niño por unos segundos, con los ojos iluminados, contestando que sí, que toda la infancia la pasaron así y recuerdan juegos como el Army Moves o La Abadía del Crimen. Muchos son tan ignorantes y cerrados de mollera que no se dan cuenta que el breve momento que han pensado como cuando eran niños ha sido el más feliz posiblemente de toda la semana. Pero claro, son personas adultas y rápidamente vuelven a su ser triste y vacío, y si les dices que por qué no juegan ahora, todos y cada uno, al estar cortados por el mismo patrón, te contestan lo mismo, que ya no tienen tiempo para esas tonterías. Y claro, llevan razón, ya que todo el mundo sabe que es mucho más responsable usar tu tiempo libre para emborracharte en un bar por ejemplo, que en echarte una partida.

Adultos del mundo, os doy un consejo y ya cada uno que haga lo que le salga de ahí mismo: NO MATÉIS A VUESTRO NIÑO INTERIOR, ya que una vez que lo hagáis, no volveréis a recuperarlo y creedme que lo echaréis, y mucho, de menos

Anuncios

3 thoughts on “Rescata Al Niño Que Hay En Ti

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s