Odio a los “Haters”

Desde un tiempo hasta ahora hemos sido inundados por un tsunami de terminologías a cual más peculiar. Se han empezado a sustituir expresiones comunes que hemos usado toda la vida por otras en inglés o por la mezcla de dos palabras fusionándolas en una sola. Y claro, de esas uniones solo pueden salir bodrios como los que veremos más adelante.

fofisano_superior-700x350

En mi opinión, todo esto se debe a que no nos podemos estar quietos, en cuanto a moderneo se refiere. Nunca estamos contentos con el nivel de “moderno” que alcanzamos, siempre queremos ir a más. Y claro, cuando ya hemos “moderneado” nuestro estilo de vestir, de peinados, los sitios a donde vamos, la música que oímos, etc. pues a algo hay que echarle el guante, y ahí es donde nos tiramos en picado a destrozar parte del vocabulario tan rico que tenemos. (Nota del autor: Estoy hablando en primera persona del plural en representación de las personas en general o de la especie humana, no porque yo me incluya en este colectivo, Dío me libre)

Antes si tenías sobrepeso no te quedaba otra que ser un gordaco o gordaca, no había medias tintas, o estabas gordo o estabas delgado. Ahora los que antes estaban delgados ya han cumplido más años y se han dado cuenta de que es difícil mantener la figura, pero claro, con sus mentes maravillosas han creado su propia tendencia y milagrosamente, aunque pesen 95 kgs, no están gordos, sino que están “Fofisanos”, ahí lo tenéis, con un par de cojones. Esta gente, también conocida como “Gordiflacos”, estaba convencida de que los años y los bocatas de panceta no les iba a pasar factura, y ahora lo único que les queda es engañarse a sí mismos creyendo que, los kilos de más que a cualquiera les hace gordo, a ellos les hacen atractivos. ¡Que no, so chalaos, que los michelines les queda mal a todo el mundo! En fin, y seguro que encima el colesterol lo tienen lo menos a 260. Fofisanos… sanos mis huevos.

Otros que también son para darle dos guantazos con la mano abierta son aquellos que han pasado de cierta edad, y por el motivo que sea, un trastorno o un narcisismo por encima de la media, creen que son portadores de un atractivo del que carecen por completo. Esta gente ha adoptado el término “Viejoven”. Vamos a ver, ¿creéis que con esas canas o esas pedazo de entradas alguien va a pensar que tenéis 25 años? ¡Que no cuela, coño! Que me venga Jesús Vazquez presumiendo de que tiene más de 50 años y aparenta menos, vale, pero es que te encuentras con cada caso que dan ganas de llorar. Y lo que es triste de verdad es que están convencidos, a pesar de haber pasado la cincuentena bien pasada, de que son conquistadores natos y que ninguna mujer se les puede resistir. Por supuesto mujeres veinte o treinta años menores, para eso son viejóvenes. Total, carne fresca que se convertirá en cliente de puticlub (si no lo son ya la mayoría).

Con las redes sociales también se han creado, o modificado, otros términos, como por ejemplo followers, influencer o hater (como he usado en el título en un arranque de ingenio y doble sentido que solo un coeficiente superior podría………), y, si ahora dices que tienes tantos seguidores te puede llegar un moderno y decirte: “¿Seguidores? ¿Qué es eso? Querrás decir followers”. Y claro, de aquí a la denuncia por agresión solo hay un paso. O si estás esperando algo con impaciencia o con ansia, como hemos dicho toda la vida, tienes que decir que tienes “hype” para no descolgarte de la vida moderna y no parecer obsoleto.

Para terminar quiero hacer mención al palabro que más chichones me ha hecho desde la primera vez que la oí: “JUERNES”. De verdad, no soy capaz de describir con palabras lo que le haría a la persona que tuvo la excepcional idea de crear este engendro. ¿Juernes? ¿En serio? Bueno, me puedo hacer una idea de la ocupación que podrá tener una persona que el jueves desconecta ya hasta el lunes. Ninguna. Por esa regla se podría haber inventado, no se, “Marnes” o directamente “Lurnes” y así conviertes la semana entera en un fin de semana largo.

Ladies and Gentlemen, esto es todo. Espero que mis followers no tuvieran hype esperando a que publicara una entrada nueva. Es que la vida del blogger no es fácil, amigos. Nos vemos el próximo juernes.

Anuncios

6 thoughts on “Odio a los “Haters”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s